Instantes de incertidumbre extrema mantuvieron en rigor a varios puntos del territorio peruano. Una avalancha de personas, colmaron distintas calles de la Nación, en repudio de la asunción de Manuel Merino a la presidente del país.

Los damnificados fueron varios, hubo desaparecidos y dos muertos. Tal tragedia, incidió en el mandato del dirigente, que en la tarde del domingo decidió presentar la renuncia al cargo gubernamental. Dicha problemática, podía afectar al deporte en comparación a lo ocurrido en Chile en la Copa Libertadores del año pasado. En ese entonces, se debía disputar el partido decisivo en la capital, Santiago y el repudio a la dirigencia política, modificó la sede continental.

No obstante, una comunicación inmediata por parte de la Confederación Sudamericana de Fútbol, visibilizó la preocupación y la consideración de la FPF por los perjuicios que esta cuestión podría generar, dedujeron que el fervor de las movilizaciones, no impedirá el viaje y la seguridad de la Selección Argentina desde este lunes. El encuentro se llevará a cabo este martes desde las 21:30.