La presentación de la nueva indumentaria de la Selección femenina de fútbol de Argentina causó disconformidad en las integrantes del equipo, ya que para las fotografías se utilizó a una modelo y no a una jugadora.

Laurina Olivero, arquera de la UAI Urquiza, y Pamela Visciarelli, arquera bicampeona con San Lorenzo, hicieron su descargo a través de Twitter.