El seleccionado argentino de fútbol Sub 23 diseñó su primera práctica en Río de Janeiro, ya en la recta final de la preparación previo al comienzo del torneo en los Juegos Olímpicos. El plantel cumplió su segundo día en territorio brasileño, pero el primero de trabajo específico. La delegación arribó desde México, donde disputó el tercer y último amistoso de una gira por Norteamérica.
El conjunto albiceleste, que conduce Julio Olarticoechea, se entrenó en un predio cercano al estadio Engenhao, donde se llevará a cabo el debut ante Portugal, el próximo jueves 4.
El delantero Cristian Pavón se unió a la delegación argentina, tras haber llegado desde Buenos Aires. “Estoy agradecido por estar acá. La ilusión es muy grande”, dijo el jugador de Boca, que reemplazará al lesionado Manuel Lanzini.
Bajo la coordinación del ayudante de campo Pablo Calderón, los futbolistas concretaron labores físico-técnicas en circuitos. En tanto, Gerónimo Rulli y Axel Werner, los dos arqueros, efectuaron tareas específicas al puesto, con la supervisión del entrenador Gustavo Piñero.