Luego de la derrota de Argentina ante Colombia, en el debut de la Copa América, Lionel Messi analizó las razones de un duro golpe que se dio el combinado nacional en Salvador de Bahía.

“En el primer tiempo nos replegamos y esperamos que ellos tuvieran la iniciativa. Si bien manejaron la pelota, no generaron chances. En el segundo nos soltamos y nos hicieron un golazo que salió de un pelotazo”, dijo la Pulga.

Y añadió. “Nos vamos amargados porque en el mejor momento nos convirtieron. Hay que mantener ante Paraguay eso que habíamos hecho”.

Además, manifestó que no hay tiempo para perder tras la caída. No podemos lamentarnos. Nos costará aceptar esta derrota y asimilarla, pero cuando lleguemos a Belo Horizonte hay que pensar en lo que viene”.