Hay una fiebre que anda rondando por ahí, sigilosa. Hizo escala en Lima, cargándose a tres jugadores (Zabaleta, Otamendi y Funes Mori) y ahora tiene cinco más en la mira para esta noche. Deberán apelar a cualquier antídoto para prevenirse, porque en caso de pescarla no podrán estar en la próxima parada, que es ni más ni menos que Brasil.

Esta vez, los amenazados por una nueva tarjeta son Sergio Romero, Javier Mascherano, Paulo Dybala, Ángel Di María y Gonzalo Higuaín, quien fuera amonestado el jueves en Lima. Si en algún momento del encuentro frente al seleccionado guaraní el uruguayo Fedorczuk les muestra la amarilla, automáticamente quedarán descartados para la visita a Belo Horizonte en noviembre. Por eso, más vale prevenir que curar.