El amistoso del próximo lunes entre Argentina y Uruguay, a jugarse en Tel Aviv, corre riesgo de no jugarse por un conflicto bélico en Israel.

A raíz de los ataques con misiles disparados desde la Franja de Gaza como respuesta al asesinato de Bahaa al Ata, líder de la Jihad islámica, se evalúa cambiar de sede el partido o directamente suspenderse.

Por el momento, se decidió la suspensión de las clases, se pidió que la población no vaya a trabajar y que se eviten las reuniones superiores a las 300 personas. En las próximas horas se tomará una decisión definitiva.