Tras la Copa del Mundo de Francia, el próximo objetivo de la selección argentina de fútbol femenino se planteó de cara a los Panamericanos de Lima. Sin embargo el entrenador Carlos Borrello marginó a algunas jugadoras y desató la bronca del plantel.

Belén Potassa, una de las futbolistas que quedó fuera de la nómina, se refirió a la decisión del DT y apuntó hacia causas que poco tiene que ver con su nivel: “No fue un tema futbolístico, fue algo personal, por querer lograr que el fútbol femenino cambie”, aseveró en diálogo con el programa radial Gol Inclusivo de Club Octubre.

La histórica jugadora de la Albiceleste explicó que fueron borradas porque el DT se enteró de una reunión tras el Mundial, donde las chicas concordaron que lo mejor era dar un paso hacia adelante sin Borrello: “Antes de venirnos para Argentina tuvimos una charla las 23, donde todas coincidimos que era el momento de cambiar, de dar un paso al frente porque sentimos que otra vez fuimos al Mundial a participar y no era lo que queríamos”.

Además de Potassa quedaron marginadas Estefania Banini, Ruth Bravo y Florencia Bonsegundo, y tras conocer la decisión del DT explicó que “no pudimos hablar con ninguna” de sus compañeras.

“Es momento que alcemos la voz y que realmente pidamos lo que tenemos que pedir, porque de la boca para afuera todos queremos un fútbol femenino profesional, más fuerte y jugar con potencias, pero si no empezamos desde ahora las más chicas van a pasar lo mismo que nosotras”, concluyó la jugadora que recalcó que quizá hubiera sido diferente el duelo ante Escocia (que culminó en empate 3-3 en la pasada Copa del Mundo) de haber contado con mayor claridad desde el banco de suplentes.