La sensación que se vislumbró tras la temprana salida de Ramiro Funes Mori en La Paz, finalmente se confirmó este miércoles cuando los estudios que se le realizaron al defensor de Everton y la Selección Argentina determinaron que tiene una rotura de meniscos en la rodilla izquierda.

La acción que se originó a los 36 minutos del primer tiempo fue un claro indicio de que era algo grave. Ahora, el próximo martes será operado y es muy probable que no pueda volver a jugar por el resto de la temporada, ya que la lesión le demandará, al menos, dos meses de recuperación.