En Tel Aviv Argentina se midió con Uruguay en un partido con contadas aproximaciones de peligro y donde la Albiceleste intentó en vano encontrar sociedades ante el juego directo de su rival, y recién con el tiempo cumplido el empate acomodó el trámite del cotejo.

En la etapa inicial fue Uruguay quien consiguió abrir el score desde una buena jugada en ataque que encontró saliendo a la defensa argentina. A los 34′, en la primera de peligro, un centro de Lucas Torreira encontró libre a Luis Suárez, y el hombre de Barcelona habilitó a Edison Cavani para que este la empuje ante un indefenso Esteban Andrada.

El equipo de Lionel Scaloni buscó responder y un desborde de Marcos Acuña derivó en un remate de Paulo Dybala que infló la red. Sin embargo una carambola previa derivó en una mano involuntaria del delantero que anuló la conquista.

Incluso un tiro libre de Lionel Messi, quien se mostró molesto más de una vez con Cavani, exigió a Martín Campaña pero el arquero de Independiente atenazó sin problemas. Igual la revancha llegó en el complemento cuando un envío del Diez a la zona del 1 fue anticipado por Sergio Agüero, quien de cabeza puso el 1-1 parcial.

Allí se vio un buen pasaje del equipo nacional, con tenencia de pelota en campo rival y supremacía en ofensiva. Tanto es así que dos minutos un desborde Renzo Saravia terminó en la cabeza de Nicolás Tagliafico, y acto seguido el exdefensor de Independiente buscó a Messi que a punto estuvo de marcar con una volea.

No obstante Uruguay se adelantó otra vez por obra de sus delanteros. Un tiro libre de Luis Suárez en la puerta del área encontró la tardía reacción de Esteban Andrada y el hombre de Barcelona revirtió otra vez el score.

Por último, cuando el juego se moría y Argentina no podía (Campaña la había ahogado el empate al Kun), el zaguero Martín Cáceres allanó los caminos con una mano que Messi cambió por gol ante el intento frustrado del futbolista del Rojo. Final con igualdad en Tel Aviv que se ajustó más al trámite del partido.