Rompió el silencio. Rodolfo Arruabarrena dejó de lado su hermetismo post salida de Boca y enfrentó los micrófonos, pese a alguna incursión televisiva que tuvo durante la Champions League. Y el Vasco se refirió específicamente a su paso por el banco Xeneize. “Yo tenía confianza para seguir, pero respeto la decisión de Angelici”, explicó sobre la determinación del presidente de terminar su ciclo como entrenador en el club.

“No me arrepiento de haber seguido cuando salimos campeones”, expresó. Es que como entrenador de Boca consiguió consagrarse en la Copa Argentina y el torneo local, pero contó que le quedó una espina en los certámenes internacionales, sobre todo por los cruces con el máximo rival. “En los partidos de Sudamericana con River me sentí responsable”, señaló en ESPN F.C., aunque dio a entender que no pudo controlar lo que ocurrió en la Libertadores. Pero agregó: “Nunca sentí que después de esos partidos se terminaba mi ciclo en Boca”.

Consultado por la situación de Daniel Osvaldo, quien tuvo que abandonar el club por sus actos de rebeldía con el cuerpo técnico, eligió esquivar la pelota, aunque guarda cariño por el delantero. “Siempre dio la cara por mí. Tengo una simpatía por él y también por Guillermo y Gustavo. No puedo opinar desde afuera”, tiró.

Por último, le deseó lo mejor al equipo para la semifinal de Copa Libertadores que deberá afrontar ante Independiente del Valle, aunque dejó su reflexión. “El club necesita ganar la Copa y volver al plano internacional. Como hincha de Boca lo digo”, comentó.