La décima y última etapa del Dakar 2019 unió Pisco con Lima, y tras ella cayó el telón a la travesía de más de 5 mil kilómetros en territorio peruano. La especial de hoy no permitió lugar a sorpresas y los punteros provisorios terminaron al frente en cada una de las respectivas categorías.

Fue el punto culmine a una edición emocionante hasta los metros finales de regreso a Lima, desde donde todo se inició el pasado 6 de enero: la rampa emplazada en la capital peruana consagró a Toby Price, Nicolás Cavigliasso, Nasser Al-Attiyah, Francisco López y Eduard Nikolaev.

En las dos ruedas la victoria del australiano, confirmando un dominio de KTM que se extiende hace 18 años, fue doblemente meritorio por los dolores que experimentó en su maltrecha muñeca derecha. Su máximo rival, el chileno Pablo Quintanilla fue a todo gas con su Husqvarna pero una caída lo dejó sin chances. La última etapa tuvo el triunfo del campeón, seguido del también trasandino Ignacio Cornejo y el austríaco Matthias Walkner, quien cedió su corona del 2018 a quien conoció en 2016 las mieles del éxito.

Por su parte en los quads el éxito de Nicolás Cavigliasso era cosa juzgada, y salvo un desperfecto en su Yamaha podía privarlo del triunfo en la categoría donde los argentinos dominaron a piacere. El cordobés de General Cabrera -quien se llevó la etapa para arrasar con 9 sobre 10 posibles- superó en la general a su coterráneo Jeremías González Ferioli y al bahiense Gustavo Gallego.

Campeón en 2011 y 2015 Nasser Al-Attiyah demostró su capacidad de adaptación en cada marca por la que transita en la categoría autos. Tras los éxitos en Volkswagen y MINI el qatarí le dio la primera corona a Toyota tras sólo perder el control de la general en el segundo día y a manos de su compañero sudafricano Giniel De Villiers.

Todo salió a pedir del príncipe ya que sus potenciales rivales no cesaron de experimentar problemas en sus máquinas o por los caminos ni bien se ponían a tiro. Así ocurrió en orden con Carlos Sainz, Sebastien Loeb, Stephane Peterhansel y Nani Roma. La decima etapa fue para el Matador, seguido de Loeb y Ciryl Despres, mientras que en la general el qatarí le quitó 46’42” a Roma y 1h54’18” al nueve veces campeón del mundo en WRC.

Sin dudas este Dakar también ofreció revancha con Francisco López: el Chaleco, quien supo merodear la gloria en las motos, tuvo un regreso soñado a la carrera entre los Side by Side. Allí el chileno se impuso con 1h02’35” de ventaja sobre Gerard Farres Guell, en una prueba que pudo decantarse tranquilamente en favor del español como para también ir a las aguas del brasileño Reinaldo Varela.

En el exhaustivo juego entre ellos estuvo la definición de una categoría que sigue creciendo desde su aparición en 2017, y que tras el propio Varela, ratifica el monopolio sudamericano hasta aquí. La etapa de cierre quedó en manos del brasileño, seguido de su compatriota Cristian Baumgart y un exultante Chaleco.

Por último, uno de los grandes entre los camiones, el ruso Eduard Nikolaev, inscribió su nombre por cuarta vez en lo más alto del podio, siendo la tercera consecutiva. El piloto insignia de Kamaz se llevó la victoria para actualizar un palmarés que ya contaba con los lauros de 2013, 2017 y 2018, pese a que recién ayer revirtió la situación para dejar atrás a su compañero Dmitry Sotnikov, tras haber proyectado su dominio desde el mismo inicio de la travesía.

Ente los reyes del camino los kilómetros finales tuvieron como ganador al holandés Ton Van Genugten, seguido del checo Ales Loprais y Sotnikov, quien escoltó a Nikolaev a 25 minutos y 36 segundos en una general donde Federico Villagra culminó en 4° puesto con el Iveco -con un retraso de casi 6 horas-.

Punto culmine para el rally raid más difícil del mundo, que ofrece variedad de dunas y emoción en suelo peruano hasta este cierre en Lima. El podio consagra a los campeones y a todos aquellos que se animaron a desafiar a la dura edición del 2019. Y pese a que acaba de concluir, sólo se puede esperar para ver qué ocurrirá dentro de un año en una prueba que ojalá vuelva a tener a la Argentina entre sus anfitriones.