La goleada en el Monumental puso de rodillas a San Lorenzo y enalteció la enorme campaña de Lanús, el nuevo rey del fútbol argentino. En exclusiva con Gol de Vestuario, Román Martínez repasó el inolvidable domingo que lo tuvo como uno de los protagonistas.

“Ayer valía todo y hoy también. Estos momentos son únicos, no sé ni cómo se festeja. Quiero que este momento sea único y eterno, estoy emocionado e ilusionado”, aseguró con el recuerdo aún latente.

El Granate debió esperar varios días para conocer a su rival en el duelo decisivo ya que Godoy Cruz también contaba con chances. Mientras tanto, el surgido en Deportivo Morón lo vivió muy nervioso. “Desde que logramos clasificar a la final quería jugarla, estaba ansioso. Somos un equipo muy unido, atacamos todos y defendemos todos. Me saco el sombrero por este equipo”, alabó a los suyos.

Luego de su experiencia en Estudiantes, recaló en Zona Sur para conformar un plantel realmente poderoso en cuanto a materia futbolística, sin pasar por alto el factor humano. “Encontré personas muy buenas en este club, mis compañeros, el cuerpo técnico… Es fenomenal esto”, agregó.

El balance general lo encontró convencido del título que obtuvieron, siempre conforme con la dedicación a lo largo del campeonato. “Somos merecidos campeones, hicimos un gran trabajo y sumamos una estrella más para este club”, manifestó el jugador de 33 años.

Con la emoción a flor de piel, ya analiza su continuidad en el club, pero primero debe recibir un ofrecimiento del mandamás. “Nicolás Russo me tiene que hacer una propuesta, me encantaría seguir en este equipo. Con este equipo conseguí mi primer campeonato, obviamente que quiero seguir, es muy especial”, apuntó.

Para cerrar, habló de una de las revelaciones del certamen. “Me sorprendió muchísimo José Luís Gómez, tiene 22 años y parece que tuviera mil partidos en Primera”, indicó quien tuvo un breve paso por el fútbol español.