Novak Djokovic viene arrastrando una lesión en el codo derecho que lo marginó de poder seguir en Wimbledon. La misma llevó al numero 4 del mundo a realizar un anuncio donde afirma que no jugará lo que resta de la temporada para poder recuperarse y volver a las canchas en 2018.

“Quiero comunicar que no jugaré por el resto de la temporada por una lesión en el codo que me genera mucho dolor. Consulté a varios especialistas y me dijeron que lo mejor es parar. No es una decisión fácil para mi, pero ya la tomé” declaró el serbio.

Debido a esto, Nole se perderá toda la gira de cemento y por primera vez no jugara el US Open, que se disputará del 28 de agosto al 10 de septiembre, y también quedará relegado de jugar la semifinal de la Copa Davis.