Roger Federer vivió durante la segunda mitad del 2016 una experiencia poco usual para él: estar sin jugar por seis meses, su último partido fue en la semifinal de Wimbledon cuando cayó en manos de Milos Raonic. Ahora, prepara su regreso especial luego de un tiempo en familia.

El suizo está hoy en el puesto 16 del ranking mundial, el más bajo que tuvo desde 2001. Sin embargo, está lleno de expectativas. En una entrevista realizada por el New York Times, el ex número 1 del mundo asegura que espera que su regreso sea una buena historia para continuar.

“Probé el sabor del retiro. De repente, pude estar organizado y decir: ‘OK, vamos a estar semanas seguidas en un mismo lugar. ¿Con quién quieres ir a cenar, Mirka?’”, además contó su vida a raíz del receso que tomó para rehabilitarse de su rodilla: “Creo que fue realmente excitante y bueno para nosotros tener este tiempo. Se sintió bien, pero eso puede esperar, totalmente”,  y remarcó que nunca pensó en retirarse.

Federer volverá para jugar la Copa Hopman (del 1 al 7 de enero) y luego disputará el primer Grand Slam de la temporada, el Abierto de Australia (del 16 al 29 de enero).