Juan Martín Del Potro sufrió pero ya está en los cuartos de final del ATP 250 de Delray Beach. Fue tras vencer al bosnio Dzumhur por 7-6 (5), 4-6 y 6-3. Lo curioso no es la vuelta al circuito de una pieza fundamental de la obtención de la Copa Davis, sino que a su lado esté otra muy importante. Es que Daniel Orsanic, además de ser capitán del equipo argentino, ejerce paralelamente funciones como Director de Desarrollo de la Asociación Argentina de Tenis (AAT).

Su relación, que va más allá de lo profesional, se basa en la dedicación al trabajo del actual capitán de Copa Davis y en la admiración que muestra por el tenista más importante que tiene el país actualmente. En una charla con La Nación, Orsanic reveló detalles de esta experiencia, acompañando a Delpo en su vuelta al circuito y aseguró que, después de haber entrenado con el n°42 del mundo en Miami y ya tener confirmado que también estará a su lado en los torneos que juegue en Buenos Aires y en Indian Wells, “más adelante se verá en los torneos en los que Juan necesite lo acompañe o bien que haya otro entrenador del área de Desarrollo”.

“Así buscaremos hacerlo, siempre manteniendo la eficiencia en cada una de las áreas a las que estamos abocados, tanto en Desarrollo como en la Copa Davis; siempre buscando que el equipo de Desarrollo esté a cargo de todas las tareas cuando yo no estoy”, aseguró el primer capitán campeón de Copa Davis de la historia del tenis argentino.

El trabajo realizado acompañando a los jugadores argentinos es vital y así lo remarcó el capitán: “Yo estoy con Mariano Hood desde el año pasado y diría desde comienzos de 2015 a disposición de Del Potro, para ayudarlo a él y a cualquiera que necesite. Él quiere seguir con esa misma forma y también sabe que necesita estar bien respaldado en cada una de las áreas”, añadió.

Finalmente, resaltó que “colaborar con Juan Martín es también colaborar con el tenis argentino” y que es importante estar cerca para alentar y acompañar a quien considera “probablemente el mejor de la historia”. Y agregó: “Cuanto más cerca se pueda estar de sus equipos de trabajo y de sus jugadores, la relación se torna más fluida”.