Diego Schwartzman edificó una gran actuación ante Novak Djokovic, el número dos del mundo, pero terminó cayendo en una batalla a cinco sets, en un partido de alto nivel tenístico. La victoria fue para Nole por 5-7, 6-3, 3-6, 6-1 y 6-1, que sigue en Roland Garros.

Schwartzman se tenía fe en la previa para realizar un gran encuentro y así fue. Movedizo e incisivo, sorprendo a Djokovic al quebrarle el saque en el octavo game para luego mantener su juego y llevarse el primer set.

En el segundo parcial, el argentino salvó seis break points en el octavo juego, pero finalmente Djokovic, certero con winners desde el fondo de la cancha que desestabilizaban a su rival, consiguió el quiebre. Y luego ganó en cero su game de saque para nivelar en un set por lado.

El tercer set se lo quedó Schwartzman, que aprovechó un nuevo quiebre en el octavo game para luego sostener el saque, aunque tuvo que levantar cuatro break points del serbio.

Nole mostró toda su jerarquía en los dos últimos sets, ambos ganados de manera inapelable por 6-1. Durante ese tramo, el Peque debió ser atendido varias veces por dolores en la espalda.

Djokovic, defensor del título, respiró, felicitó al argentino y ahora espera en la siguiente instancia al ganador del duelo entre el español Albert Ramos Vinolas y el francés Lucas Pouille. Para Schwartzman se trató de su mejor actuación en un torneo de Grand Slam.