Se avecinan tiempos de cambios rotundos en el fútbol. La Comisión Normalizadora y la Superliga son claros ejemplos del golpe de timón que se quiere impulsar. Y algo tan discutible como los derechos de televisación tampoco podía quedar al margen. En ese contexto, quien se refirió al tema fue Víctor Blanco, presidente de Racing, quien dejó picando la posibilidad de que a partir del próximo año se pierda la gratuidad y los derechos pasen a manos privadas.

“La gratuidad es algo que se tendrá que negociar con el Estado. De particulares hay ofertas superadoras, pero vamos a ver en la licitación”, aclaró. De esta forma, la posibilidad de que se rompa el contrato con el Estado, vigente hasta 2019, es más que tangible. La diferencias entre lo que ofrece uno y lo que quieren otros hoy parece insalvable. “Nos parece que el fútbol tiene otro precio y el gobierno cree que no debe pagar más de lo que está pagando. Entonces, la salida es llamar una licitación y poner el precio justo”, comentó Blanco.

Las cifras, en concreto, son los 1250 millones que pondrá el Gobierno hasta fin de año, que a termino anual serían 2500 millones de pesos. Desde la otra vereda, pretenden que el Estado aporte cerca de 3000 millones.