Colón sigue haciendo historia en la Copa Sudamericana. El Sabalero venció por penales a Sao Paulo y se metió en octavos de final, donde espera por Junior de Barranquilla.

Pese a la ventaja mínima obtenida en el Morumbí, el conjunto paulista se impuso como visitante por 1-0 con gol de Liziero a los 28 minutos de la segunda parte. Con el global 1-1 debieron definir por penales.

Allí, Burián se vistió de héroe al taparle el último remate a Alves, para que luego defina Ortiz y así desate la locura Sabalera, que se sacó de encima a un gigante de Sudamérica y sueña con seguir pisando fuerte.