El escritorio le terminó dando a San Lorenzo el pase a los octavos de final de la Copa Sudamericana, porque en la cancha Temuco fue ampliamente superior en los 180 minutos. Al 2-1 obtenido en Buenos Aires, le agregó un triunfo 1-0 en Chile.

Y fue una victoria que debió haber sido superior, de no haber sido por la brillante actuación de Nicolás Navarro, que tapó no menos de media docena de chances claras del conjunto trasandino.

San Lorenzo no hizo pie prácticamente en todo el primer tiempo y las pocas aproximaciones que tuvo fueron en el cierre del encuentro, cuando Temuco iba desesperado en busca del triunfo.

En el tiempo adicionado, Donoso pudo batir a Navarro y de cabeza puso el 1-0, el 3-1 en el global de lo que se vio en la cancha, pero que la mala inclusión de Rrequena en el partido de ida condicionó a los chilenos y puso al Ciclón en la siguiente fase, donde se medirá frente a Nacional de Uruguay, primero en el Gasómetro y luego en Montevideo.