El futbolista de Manchester United en aquel momento, había quedado segundo en el Balón de Oro 2007, edición que fue ganada por Kaká y se tomó revancha. Aquel día donde Cristiano obtuvo el primer puesto con 446 puntos, Lionel Messi quedó segundo con 281 y Fernando Torres en tercer lugar con 179.

A partir de ahí, el ganador de dicho trofeo siempre estuvo entre los dos primeros.