Los futbolistas argentinos Angel Di María y Javier Pastore, ambos militando en PSG, tuvieron este martes la visita de la Policía francesa, que allanó sus viviendas en el marco de una investigación por presunto fraude fiscal.

Esto está relacionado con la ocultación al fisco francés del pago de los derechos de imagen de los futbolistas, a través de un entramado societario con ramificaciones en paraísos fiscales. Además, también se allanaron las oficinas del club en inmediaciones al estadio Parque de los Príncipes.

Lo que se le endilga a los jugadores es que cobraban sus derechos de imagen a través de una empresa en Holanda que, posteriormente, los vertía en Panamá, en el caso del primero, y de Uruguay, el segundo. De esa forma, esos ingresos no tributaban en el fisco francés. El club negó toda acusación.