El regreso de Gareth Bale al Tottenham no fue el esperado. Al delantero galés le detectaron una lesión en la revisión médica y deberá hacer trabajos diferenciados. Se estima que la recuperación le demandará un mes como mínimo.

Si bien en este ocasión no informaron el tipo de lesión, estas son recurrentes en la carrera de Bale. En la temporada pasada tuvo cuatro lesiones en Real Madrid: de pantorrillas, en los muslos, de infección y de tobillo. En total estuvo 46 días sin entrenar por estas dolencias. Además en la temporada 18/19, sufrió otras cinco lesiones.

Debido a su mala relación Zinedine Zidane, el delantero galés regresó a Tottenham, club donde se inició, a préstamo en este mercado de pases. Cabe recordar que Madrid había pagado 101 millones de euros a los Spurs en 2013 por Bale.