Con la llegada de las fiestas y las vacaciones de fin de año, los futbolistas de París Saint Germain podrán salirse de su dieta, pero con restricciones, ya que tendrán puesto un GPS para controlar el ejercico que hacen.

Todos los jugadores cuentan con un plan personalizado, en la primera fase se les recomienda una desconexión física de tres o cuatro días, dependiendo del lugar a donde viajen, luego deberán hacer una serie de ejercicios físicos establecidos.

Además de implementar el uso del chip que controlará el nivel de esfuerzo realizado, el club marcó un kilo como peso máximo a sumar durante las vacaciones que serán de diez días. El 2 regresarán a los entrenamientos y el 7 jugarán frente a Rennes por la Copa de Francia.