Harry Kane cerró el año con un triplete que le significó no solo alcanzar los 56 goles en 2017 superando a Messi, con 54,, sino que además llegó a los 39 en la Premier League, siendo el máximo goleador en un año calendario en la historia de la liga.

Los goles de hoy en la victoria frente al Southampton le permitieron llegar a los 39 y superar el récord que tenía Alan Shearer, quien había marcado 36 en 1995 con Blackburn Rover.

Por detrás de Kane y Shearer se sitúa Robin Van Persie, con 35 en 2011, y Thierry Henry, con 34 en 2004.