Desde Leipzig decidieron menospreciar a la pandemia del Coronavirus y sorprendieron al mundo entero al anunciar que el primer equipo retomó los entrenamientos apelando a recaudos especiales.

El propio director deportivo Markus Krösche aseguró que serán inflexibles en las medidas y que todo el plantel regirá bajo estas medidas: los jugadores se cambiarán y bañarán en vestuarios separados y estarán divididos en tres grupos, y además los ejercicios son individuales para evitar el contacto entre sí.

Por el momento Leipzig no infringe las normas en Alemania, ya que está prohibido solamente el trabajo grupal. Sin embargo la situación en el país no es buena ya que resulta el cuarto con más afectados por COVID-19 solo por detrás de China, España e Italia, y sobre un total de 21.483 casos confirmados suman 73 los fallecidos.