Páginas doradas se escribieron en el ciclo de Luis Enrique al frente del culé, entre 2014 y 2017. Sin embargo el entrenador describió un choque con Lionel Messi que fue crucial. “Hasta que se solucionó todo hubo un tiempo de tensión, que yo no busqué, sin ninguna duda, pero que apareció y que tuve que gestionar, pero a día de hoy sólo puedo hablar maravillas de Leo Messi”, explicó en la radio autonómica catalana.

El momento de tensión se vivió antes del Anoetazo, bautizada así la derrota que el equipo blaugrana sufrió ante Real Sociedad en 2015 y que inició desde allí una remontada que le permitió al Barça alzar el título de Liga.

Además el actual entrenador de la selección española explicó cuándo consideró salir del club catalán y de que forma lo comunicó: “Al principio de la tercera temporada yo ya comuniqué al club que buscara sustituto. De manera egoísta yo ya no tenía más energía para dar”, consideró.

Para Luis Enrique la importancia del mensaje y su llegada al jugador se exprimió luego de tantos éxitos: “Para mí hubiera sido muy fácil renovar, pero chupado, un contrato bestial, en mi casa, con los mejores jugadores… mejor imposible. Pero si soy honesto creo que el jugador necesita que venga otro a contarle la historia de otra manera. Yo creo que llega un momento que el mensaje, si hay mensaje, se agota, y debe haber mensaje”, finalizó.