En el Viejo Continente, muchas ligas volvieron a reanudar su actividad y con el correr de los días se dieron a conocer los respectivos campeones. Así como se dio la consagración de Bayern Munich en Alemania y Liverpool en Inglaterra, hace algunas horas Real Madrid dio una nueva vuelta olímpica en suelo español.

Por la jornada N°37, el Merengue venció a Villarreal y en otro de los encuentros del día, Barcelona cayó sorpresivamente ante Osasuna. Tras la caída del conjunto blaugrana, Lionel Messi brindó su testimonio y no solo se refirió al título de su clásico rival, sino que hizo una fuerte autocrítica de cara al futuro.

“Real Madrid hizo lo suyo después del parate y no perdió ningún partido, pero nosotros le dejamos ganar la Liga, los ayudamos mucho. La sensación es que el equipo intenta y no puede. Deja mucho que desear en muchos partidos”, soltó en primera instancia el astro rosarino.

El próximo objetivo para el argentino y compañía es la Champions League. Pese a que se encuentran entre los 16 mejores de la competición y a 90 minutos de una posible clasificación a cuartos soltó: “Lo dije tiempo atrás. Como íbamos, no podríamos ganar la Champions y ni siquiera nos alcanzó para la Liga. Si queremos pelear la Champions, vamos a tener que cambiar muchísimo, sino el partido contra Napoli lo vamos a perder también”.

Sobre el final, el 10 de la institución culé opinó sobre los fanáticos y cerró: “La gente del club está muy caliente, muy enojada por lo que vio esta temporada, nosotros también lo estamos. Es lógico, debe ser así. De todo lo que venimos, como la derrota con Roma y con Liverpool. Los hinchas se van quedando sin paciencia porque nosotros no les damos nada”