Suele pasar dentro de la cancha, pero no por eso hay que dejarlo de lado, más porque se trata de dos superestrellas que forman parte de un plantel lleno de figuras como PSG. Neymar y Cavani tuvieron un cortocircuito en pleno encuentro ante Lyon por la disputa de un balón detenido.

El brasileño agarró la pelota para ejecutar un penal y el uruguayo se la quitó para patearlo. Para peor, erró la pena máxima.

Antes, Cavani también quiso hacerse cargo de un tiro libre y Dani Alves escondió la pelota para que patee su compatriota.

Luego del partido, el técnico Unai Emery minimizó el hecho. “Vamos a arreglarlo en el grupo, hay varios jugadores que pueden tirar los penales. Los dos son capaces y no hay una jerarquía. Si no hay acuerdo entre los dos, tomaré una decisión”, dijo.