El volante central, Steven N’zonzi, que se coronó campeón del Mundo con la selección francesa, dejó Sevilla y fue traspasado a Roma a cambio de 26 millones de euros, más cuatro en variables (partidos jugados y títulos).

En su presentación en el club de la capital italiana dijo: “Estoy muy feliz de estar aquí. Siempre quiero progresar, independientemente de mi edad. Lo más importante es dar el máximo y trabajar duro. Quiero eso, convertirme en un mejor jugador y ayudar al equipo con mi juego y mi experiencia”, expresó el francés de 30 años.

En su paso por el club español, el mediocampista galo acumuló un total de 136 partidos oficiales como, divididos en 90 encuentros de La Liga, 14 de la Copa del Rey, 23 de Liga de Campeones, 7 de la Europa League, uno de la Supercopa de España y otro de la Supercopa de Europa. En cuanto al palmarés, levantó la UEFA Europa League de 2016 en Basilea.