En este mercado de pases grandes jugadores han decidido emigrar al fútbol chino, a pesar de se su excentricidad y de ser una liga sin tanta jerarquía. Por su parte, Ángel Di María tiene en claro que a pesar de las abultadas propuestas económicas que ofrece la Superliga China no emigraría al continente asiático.

“Cada uno tiene su forma de pensar, pero a mí no me seduce la cantidad de dinero que se paga en China. Prefiero quedarme en París”, afirmó el jugador de Paris Saint Germain en diálogo con ESPN.

El ftubolista de la Selección Argentina llegó a la capital parisina en 2015, y en este último semestre Julian Draxler se convirtió en una amenaza a quedarse con el puesto del rosarino en el once inicial. “Me quedan dos años de contrato y seguiré hasta que finalice”, comentó.

En los últimos días, Di Maria rechazó una oferta del Hebei Fortune por 20 millones de euros por temporada, el doble de lo que recibe en la actualidad.