Según trascendió Alejandro Sabella estaba dispuesto a utilizar al crack rosarino frente a los teutones, pero Real Madrid lo prohibió por los problemas físicos que aquejaron al volante, produciéndose así su lamentada baja en el duelo cumbre.

Según informó el portal brasileño UOL, la AFA y Sabella habían decidido mandar a la cancha a Ángel Di María en la final disputada en el Maracaná ante Alemania y pese a los inconvenientes físicos que lo habían privado del duelo ante Holanda en semifinales. Sin embargo, desde España llegó la negativa de parte de los directivos de Real Madrid, quienes temieron una lesión más grave del jugador rosarino.

Esta noticia fue confirmada por Michael Simoni, ex médico del Fluminense, en Radio Globo. De más está decir que esto molestó mucho al jugador, quien quería estar presente en el partido que podía dejarle a su país la Copa del Mundo. Esta fue la frutilla del postre para que Di María tomara la decisión de alejarse del Santiago Bernabéu. Además de la llegada de James Rodríguez y de motivos personales que incomodaban al ex Rosario Central en Real Madrid.

Su destino ya está decidido y será Paris Saint Germain, según informó la cadena BeIN Sports. La operación se cerraría a cambio de 85 millones de euros, convirtiéndose así en compañero de Ezequiel Lavezzi y Javier Pastore.

Foto: radionacional.com.ar