Hace varios días que Lucas Alario ya se encuentra en Alemania entrenando en Bayer Leverkusen a la espera de su debut oficial, que está demorando porque River no envía el transfer internacional. Esto irritó a los dirigentes del club bávaro, que acudirán a la FIFA para destrabar la situación.

“Dada la negativa de los argentinos de autorizar la salida del jugador, ahora se podría solicitar en la FIFA el registro de Alario como jugador del Bayer”, señaló la entidad alemana en un comunicado.

Pese a que Bayer Leverkusen, que jugará este sábado ante Mainz, ya depositó el dinero correspondiente por la transferencia, el Millonario se niega a mandar la autorización porque según argumentan, la operación es” ilegal e ilegítima”.