En un amistoso jugado en San Petersburgo, Francia derrotó a Rusia, anfitrión del próximo Mundial, por 3-1.

El seleccionado de Didier Deschamps volcó toda su jerarquía ante el local y se impuso con dos goles de Mbappé, la gran figura de PSG, y el restante de Paul Pogba. El descuento para los dueños de casa lo hizo Smolov.