Si bien no hubo una comunicación oficial la particular situación se instaló en los últimos partidos que disputó China: ante Gales, en lo que fue caída por 6 a 0, y frente a los checos, también por derrota 4-1, en partidos válidos por la China Cup. Es que varios jugadores como He Chao, Wei Shihao o Deng Hanwen lucieron cintas o muñequeras en los brazos y ante brazos para evitar que se viera cualquier tatuaje, mientras que sí los lucieron sus rivales.

La medida se enmarcaría dentro las directivas del régimen comunista para evitar que los tatuajes puedan lucirse en el campo y replicarse en la televisión, debido a que tradicionalmente no están bien vistos en el país asiático.