Luego de dos años en DC United, el delantero Wayne Rooney regresa al fútbol inglés para ser jugador y entrenador asistente en el Derby County. Antes de hacerlo vertió acusaciones sobre el salario que reciben los jugadores en la MLS.

“El salario de muchos jugadores es un problema aquí. Creo que, por los ingresos que generan, los sueldos no son lo suficientemente alto para los jóvenes jugadores estadounidenses en particular”, comentó Rooney.

El sistema de figuras extranjeras que tiene la liga absorbe un gran porcentaje de las finanzas, por lo que los futbolistas locales resultan perjudicados: “Siento que negocian en relación con otros jugadores estadounidenses, pero no están haciéndolo con las mismas cartas que lo hacen los foráneos, no creo que sea adecuado para ellos. Se merecen más, trabajan igual que nosotros, entrenan tanto como nosotros, a veces creo que se aprovechan de ellos”, finalizó el inglés.