DC United recibió a Orlando City en una nueva jornada de la MLS, un compromiso que estuvo plagado de emociones y cualquiera de los dos equipos pudo haberlo ganado en la última jugada. El encuentro estaba empatado a dos goles cuando el cuadro local nos regaló un final impresionante.

Ousted, arquero del equipo local, subió a cabecear un tiro de esquina en el tiempo agregado, tras un rebote, el cuadro de Florida tuvo el contragolpe y el arco vacío para definirlo todo, pero Wayne Rooney, en una carrera heroica para recuperar la pelota, logra barrerse, volver a tomar la posesión del esférico y además tirar un centro preciso desde 40 metros a la cabeza del argentino Luciano Acosta, que marcó su tercer tanto del compromiso y desató la locura de todo el público.