A lo largo de su carrera profesional, David Trezeguet ha vestido las camisetas de ocho clubes y se ha coronado campeón del mundo con la selección francesa. Dentro de estas instituciones, tres de ellas fueron argentinas: Platense, Newell’s Old Boys y River Plate.

En esta última, su llegada se dio en un momento particular ya que el delantero dejaba el exótico fútbol de Emiratos Árabes, y arribaba al Millonario, mientras se daba su presencia en la B Nacional. En el club de Núñez disputó más de 30 partidos, marcó 17 goles y fue partícipe del ascenso a la Primera División.

En una charla que tuvo con ESPN FC, el ex Juventus recordó esta etapa y comentó: “Deportivamente ir a River fue una decisión inconsciente. Yo había firmado mi contrato para irme a Emiratos Árabes, ya estaba en lo que pensé que era la culminación de mi carrera, pero en lo futbolístico sentía que podía dar algo. Y recibí llamadas de Almeyda, Turnes y Passarella. Cuando me contactan para ir a River vino esa idea de cumplir un sueño, más allá del mal momento que estaba viviendo el club”.

Además, agregó: “Mis más cercanos no querían que me subiera a esa locura. Volver a River fue algo único y fantástico para mí, en el final del campeonato se vivía una tensión increíble. Menos mal que me tocó vivir esa época, en la actualidad no me llamarían”.

Luego, tuvo que escoger grandes momentos de su carrera: “El primero, por una cuestión deportiva, cuando tuve la Copa del Mundo. Fue un momento único. Es el título más preciado para un tipo que juega al fútbol. La segunda, cuando me transformé en el máximo goleador de Juventus en su historia como extranjero y la tercera, a nivel emotivo, la ovación del Monumental en el último partido que me tocó jugar con la camiseta de Newell’s”.