Ya se despidió Iván Rakitic que regresó a Sevilla, en las próximas horas se sumará Arturo Vidal y su traspaso a Inter, pero la despedida más dolorosa será la de Luís Suárez, quien no será tenido en cuenta por Ronald Koeman. Sin embargo, el delantero se entrena normalmente junto al resto de sus compañeros en medio de los rumores que lo acercan a Juventus.

El Camp Nou no podrá agradecerle como lo amerita, tras seis años repletos de grandes momentos y éxitos históricos. Pero lo peor no es eso, si no el precio que exige Josep María Bartomeu para dejarlo marchar sin impedimentos.

Solamente tres millones de euros, aunque habrá que agregar 13 más en función de distintas variables de difícil cumplimiento que engloban rendimiento individual y logros colectivos. Otra estrella que se va por la puerta de atrás con una cifra decepcionante.