¿Quién iba a pensarlo? El goleador de Flamengo no tiene nada que ver con Barcelona pero aún así le generó un pequeño ingreso a las debilitadas arcas. Es que el Tribunal de Arbitraje Deportivo condenó a Santos, club formador del delantero, a abonar 2,9 millones de euros.

¿La explicación? Hace cuatro años traspasó al brasileño a Inter de Milán por una cifra cercana a los 30M€, sin avisar al club blaugrana previamente. De esta manera incumplió una de las cláusulas recogidas en el acuerdo por Neymar, que marcaba que el culé tenía prioridad de compra.

Una vez se produjo la venta, desde Cataluña acudieron a la justicia deportiva para defender sus derechos. Pese a todo el revuelo que causó en su momento, el periplo de Gabriel Barbosa por Europa no tuvo pena ni gloria durante sus pasos por Milán y Benfica, hasta que el “Fla” lo eligió para hacer historia.