Por más posturas que haya en contra del club por su decisión de plantarse en soledad, la realidad es que primó el sentido común y la lógica. Jugadores y cuerpo técnico, amparados por el presidente, dieron marcha atrás y no se presentaron a disputar el encuentro del sábado ante Atlético Tucumán.

Todos los planteles salieron a respaldar el comportamiento de River, aunque optaron por salir a la cancha para no ser sancionados. Muchos de los protagonistas dispararon ante los micrófonos para expresar su fastidio, y comenzado este martes llegó el desenlace esperado. Matías Lammens, Ministro de Turismo y Deportes, hizo caso al pedido de Futbolistas Asociados y Agremiados de pausar la actividad oficial. Por eso en AFA y Superliga recibieron un comunicado exigiendo la cancelación de los próximos partidos.

Pero por la tarde apareció Rodolfo D’onofrio con un mensaje en su estado de Whastsapp: “Cualquier medida tomada ante una pandemia, parecerá exagerada. Cualquier medida tomada después parecerá insuficiente”. Sin una declaración pública, prefirió el hermetismo aunque este miércoles estará presente en la reunión entre todos los dirigentes que habrá en el predio de Ezeiza: Asamblea de la Superliga y otra del Comité Ejecutivo de la AFA.