Desde 2014 a esta fecha el Millonario vivió un lustro soñado con títulos nacionales e internacionales, y pese al buen andar del equipo, Rodolfo D’Onofrio, presidente del club, explicó que “River sufrió estos cuatro años de Macri, porque hubo un poder desmedido desde el lado de Boca”.

En diálogo con el Diario Olé, D’Onofrio agregó que la balanza se inclinó hacia la vereda de enfrente y recordó una frase de Marcelo Gallardo: “El poder estaba muy de un solo lado. Y cuando decíamos que debíamos tener la guardia alta, había que tenerla. Y la tuvimos”. Como ejemplos citó decisiones poco felices porque “River no está en AFA: no es que no quiso, a River lo sacaron; o el hecho de que los partidos de Eliminatorias no se jugaran más en cancha de River y sí en la de Boca”, graficó.

No obstante el presidente de River separó lo institucional de lo deportivo y recalcó que en la cancha no hubo preferencias para Boca: “En lo institucional la cancha estaba inclinada, pero en ningún momento nos sentimos perjudicados por la AFA, por los árbitros ni por nada. No influyó en dentro del campo de juego pero sí en lo institucional. Está demostrado en que les ganamos todo”.

Por último recalcó que en el caso de Daniel Angelici este “tenía un poder emanado por el presidente de la República, dicho por el propio Angelici, a partir de las reuniones a las que iba en exclusiva a la Casa de Gobierno” y admitió que espera tener una relación cordial con la nueva dirigencia de Boca encabezada por Jorge Ameal.