El excampeón del mundo en 400 metros con vallas, el keniata Nicholas Bett, falleció en su país producto de un accidente automovilístico.

El vallista, de 28 años, regresaba de los campeonatos de África cuando su vehículo se salió del camino cerca de la localidad de Nandi, por irregularidades en la trazada, y terminó impactando en una zanja. Así lo confirmó la policía local junto a la familia del deportista.

Bett supo hacer historia en el Mundial de Pekín 2015, en China, al convertirse en el primer keniata en ganar un título internacional en carrera de distancias menores a 800 metros y el segundo africano después de Samuel Matete en 1991. Desde la Asociación Internacional de Atletismo (IAAF) emitieron un mensaje de apoyo y condolencia para la familia recordando al velocista como “una de las mayores sorpresas en los Mundiales de Pekín cuando ganó la medalla de oro con récord keniano de 47.79, la mejor marca mundial en 2015”.

A tres años de esa experiencia Bett alternaba buenas y malas en la especialidad. Por caso tras una pasada sin gloria por los JJOO de Río 2016, donde tropezó con una valla y quedó marginado de la definición, terminó la temporada con victoria en su carrera predilecta en el marco de la Diamond League de París, con un registro de 48.01.