No cumplió el programa de abusos de sustancias que le habían brindado para recuperarse de sus adicciones, por tal motivo se quedó sin club en Estados Unidos. Su talento y capacidad goleadora contrastan con su vida extrafutbolística, nunca termina de redondear una buena temporada sin problemas afuera de las canchas. Sin embargo, el primero en acercarse a tantearlo fue Colo Colo, que rápidamente se hizo a un lado por la falta de interés del delantero.

Con el terreno allanado, Colón quiere aprovechar el fanatismo del atacante para ficharlo. “Es un jugador extraordinario que seduce a cualquier DT, pero sé que la negociación con él no va a ser fácil”, expresó Diego Osella, de regreso como entrenador. El obstáculo es que su entorno no cree que en Santa Fe encuentre respaldo para dejar atrás sus vicios.

De cualquier manera, maneja otras alternativas como Defensa y Justicia, que disputará la primera Copa Libertadores de su historia. Pero la billetera no es tan tentadora como las demás, incluso las que esperan dar el zarpazo desde México.