Decir Daniel Alves es sinónimo de fútbol. Acaso el mejor socio que tuvo Lionel Messi en Barcelona se encuentra en disputando la Copa Libertadores con Sao Paulo, equipo del que es hincha. Pero en las últimas horas se animó a coquetear con la chance de vestir otros colores antes de colgar sus botines.

“La verdad que no estaría mal, la gente sabe el cariño que tengo por Boca. Y normalmente no es porque la gente dice: ‘Boca, es un grande y bla bla bla’. Siempre ha sido porque me despertó algo diferente. Hay algunas situaciones que te identifican con ellos, me pasó como cuando fui a Barcelona”, sostuvo en un Instagram Live.

Nacido en el nordeste de Brasil, jugó en las categorías inferiores del Bahía, donde debutó como profesional en 2001, pero al año siguiente fue cedido al Sevilla, explotó como amo y señor del carril derecho y consiguió cinco títulos (entre ellos dos Europa League). Internacional absoluto desde 2006, ganó dos Copa América y dos Copa Confederaciones. Además jugó ocho años en el Barcelona (2008-2016) con un resultado terrorífico: 23 campeonatos, destacándose tres Champions League y seis ligas.

Después, atravesó un año en la Juventus y sumó a sus vitrinas un Scudetto y la Copa Italia. Casi se erige nuevamente en el Viejo Continente ya que perdió la final de la Liga de Campeones con el Real Madrid. Con el París Saint-Germain ganó cinco títulos en dos temporadas, entre ellos dos Ligue 1 y una Copa de Francia, hasta que se convenció de regresar a sus pagos para defender la casaca “Tricolor”.