El fútbol argentino está de luto. Este jueves, a los 64 años, falleció René Orlando Houseman, víctima de un cáncer de lengua.

Muchos que lo vieron jugar determinaron, sin dudas, que el Loco fue el primer gran gambeteador que tuvo el país. Dueño de una cintura endiablada, supo hacer delirar a miles de fanáticos, pero el epicentro de su carrera, y el amor de su vida, fue Huracán. En el Globo fue campeón en 1973 y estuvo en tres etapas, donde marcó 109 goles en 277 partidos. También tuvo pasos fugaces en River e Independiente, además de Defensores de Belgrano y Excursionistas, su otra gran pasión que mantuvo hasta sus últimos días.

También formó parte del plantel que ganó el Mundial 1978 con la Selección Argentina, e incluso le anotó un gol a Perú en aquel recordado 6-0. Hoy, la pelota lo llora al querido Loco René…