Los seis meses de Joaquín Laso en México fueron indescriptibles. El hecho de permanecer pocos meses en una liga que ostenta el capital de una región particular del continente, dicta las condiciones en las que el jugador fue transferido en junio del 2019.

Ya en diciembre, se comunicaba por parte de su representante con Central para acordar o que actualmente es un convenio que corrompió la suma de indiferencia con la dirigencia del club mexicano.

Es que se elevó a FIFA, un conjunto de reclamos ligados a deudas y a las normas de contratación. En este lapso de inactividad deportiva, la federación madre del fútbol a nivel mundial, subrayó el caso y este martes por la tarde, emitió un comunicado benéfico para el defensa.

De los 1.600.000 dólares demandados por incumplimiento del acuerdo, el Tribunal de Suiza le atribuirá al futbolista 675.000 US$. En teoría, la transacción tiene tiempo límite de 45 días a partir de este 10 de noviembre, y luego de ese periodo la institución puede ser sancionada con tres mercados de pases sin posibilidad de contratar refuerzos.