El tumulto que se generó por la situación de Ernesto Farías mantiene expectante a River, que aguardará por la resolución de la Justicia para decidir a fondo la sanción a imponer. El fin de semana fue denunciado por Nadia, una chica de 23 años que, en diálogo con Crónica TV, detalló cómo fue el episodio. Una amiga en común los puso en contacto para juntarse a cenar con el ex futbolista y un amigo. Ella fue con una “conocida”. Después de comer, pasaron la noche: escucharon música, bebieron y a la mañana cuando se quiso ir comenzó todo.

“Me quería ir. Le digo que me dé la plata para un Uber y me dio, pero faltaba otra plata de lo acordado. Le reclamé y me dijo que quería estar conmigo de nuevo. Forcejeamos, yo le decía que me dé la plata, que no era lo pactado y me atacó porque quería estar conmigo. Tenía mi celular en la mano e hice un video del momento en el que le pedía la plata. Ahí me agarra uno de los amigos de atrás, éramos cuatro, me hacen caer y me agarran de los brazos. Me dijeron que no me iban a dejar ir hasta que no les dé la clave del celular. Me dijo que si no le daba la clave del celular me iba a matar”, contó crudamente.

Además de esta grave acusación, el “Tecla” enfrenta otra causa por romper la cuarentena. Para sumar más énfasis en su relato, la denunciante aseguró que la trató “como un paquete y se podía deshacer de mí. Tengo cortes porque me defendí, no me dejaban ir porque querían mi celular, me agarró del cuello y los amigos le pidieron que pare porque me iba a matar”.

Isabel Caraballo, abogada de la mujer, expresó cómo piensan avanzar: “Vamos a pedir un cambio de carátula por abuso sexual en concurso real con intento de homicidio y con respecto a las amenazas vamos a ver lo que hay en el expediente, sé que hay, por lo que vamos a pedir una medida cautelar”.