Si hay alguien que divide aguas en la Selección Argentina es Angel Di María. El jugador de PSG viene teniendo actuaciones irregulares cada vez que se pone la celeste y blanca y su flojo nivel ante Uruguay lo volvió a poner en el centro de la tormenta.

Quien salió a bancarlo fue su esposa, Jorgelina Cardoso, que utilizó las redes sociales y mencionó su enojo contra aquellos que critican al mediocampista.