La odisea de Thiago Silva en París llegó a su fin luego de ocho años como referente del vestuario. Su liderazgo siempre fue incuestionable pero, de acuerdo con la información de L’Equipe, no le renovarán el contrato debido a no cumplir con las expectativas de la dirigencia. El zaguero fue uno de los primeros fichajes estrella de Nasser Al-Khelaïfi, el jeque que se hizo cargo de la institución, a cambio de 42 millones de euros.

La intención del brasileño era la de seguir hasta 2022 ya que piensa plenamente en estar en el Mundial de Catar, pero el flojo nivel que mostró en la ida de los Octavos de Champions League contra Borussia Dortmund (2-1), en el que resultó señalado como responsable de ambos goles, convencieron a Leonardo de no extenderle el vínculo.

Esta temporada disputó 30 encuentros entre todas las competiciones, sumando 21 en la Ligue 1. Podría continuar en Europa porque ofertas no le faltarán, y Milan podría abrirle sus puertas para un segundo ciclo, aunque Fluminense sueña con repatriar al jugador que revalorizó allá por 2006 luego de un flojo itinerario en el Viejo Continente.