Tras perder la final ante Crusaders, Gonzalo Quesada reconoció que se encontró con un plantel entre lágrimas en el vestuario. “Estoy frustrado por el resultado, lógicamente, pero siento orgullo por este equipo. Sabíamos que iba a ser muy duro, que íbamos a tener que ser muy clínicos y aprovechar cada oportunidad. Ellos tuvieron una sola oportunidad de try. Las defensas, como en toda final, estuvieron muy fuertes”, expresó.

Además, el entrenador de Jaguares, soltó: “Que Crusaders termine pateando a los palos para ganarnos me deja el sabor de que tan lejos no estuvimos. Uno de los motivos de orgullo es que no nos quebraron. Parecía que iban a hacerlo, pero no lo consiguieron”, dijo sobre el final del partido.

Con respecto al encuentro, Quesada analizó: “Solamente nos marcaron un try desde una pelota-cajón después de un arranque por el ciego. Fue la única oportunidad desde fuera de las 22 que tuvieron. Dominaron el juego en el piso como saben hacerlo. Dentro de la regla y a veces un poco menos, pero lo hacen muy bien. Además, nos metieron mucha presión en el juego con el pie y no tuvimos la precisión que necesitábamos para exigir un poco más”, indicó.

Por último, el entrenador se refirió al futuro del equipo: “Lo que me da más entusiasmo de Jaguares es la posibilidad de tener jugadores jóvenes y desarrollarlos para jugar en el mejor nivel posible. Ojalá nos clasifiquemos para la final otra vez. Pero que haya ocurrido este año no es garantía de nada. Hay que empezar a trabajar muy temprano para poder lograrlo”, subrayó.